calendarclockdisplayeurstatsuservideo-camera
Pasar al contenido principal

Historia

He buscado apasionadamente el sabor único de Cointreau. Quería combinar la pureza cristalina con la sutileza de sabores derivada de la combinación perfecta de pieles de naranja dulces y amargas.
1849

Los comienzos

La historia comienza en la calle Saint-Laud en Angers, Francia, en 1849, cuando los hermanos Edouard Jean y Adolphe Cointreau abrieron las puertas de su destilería. Hasta entonces dedicados al negocio de la confitería, supieron detectar la necesidad de producir licores  naturales de mayor calidad que los de la época. A partir de ese momento, los hermanos emprendieron su aventura. 

1870

Edouard Cointreau, el hijo de Edouard-Jean, creció en la destilería con el sueño de convertirse en Master Distiller cuando fuera adulto. Su único objetivo era seguir los pasos de su padre y mejorar el proceso de producción de licores. Su sueño de la infancia se hizo realidad en 1870, cuando se unió a su padre y su tío como responsable de la destilería familiar. 

Un sueño hecho realidad

1875

Un color: naranja

Edouard había observado el interés de los consumidores por las naranjas, que por aquel entonces eran una fruta muy preciada. Decidió apostar por este sabor universal, que gustaba tanto a hombres como a mujeres y realizó diferentes experimentos hasta que encontró la combinación perfecta entre naranjas dulces y amargas. Así creó el triple seco original conocido como Cointreau en la actualidad. 

1889

La pasión de Edouard no tardó mucho tiempo en compartirse con el mundo. En la Expo de París de 1889, Cointreau recibió el primero de los muchos premios que se otorgarían al licor francés original. Pronto, el reconocimiento llegó desde todos los rincones del planeta. Con más de 300 premios, Cointreau se ha convertido en uno de los espirituosos más galardonados en la actualidad. 

Un éxito internacional

1898

Nace Pierrot de Cointreau

No contento solo con crear un licor único, Edouard también se preocupó por el emergente mundo de la publicidad. Inspirado en un dibujo de Pierrot y rindiendo homenaje a las gafas de Edouard, nació el personaje de Pierrot de Cointreau, que pronto se convirtió en el embajador de la marca a nivel publicitario.