calendarclockdisplayeurCOINTREAU-Whitestatsuservideo-camera
Pasar al contenido principal
Savoir-faire Savoir-faire

Savoir-faire

Desde que se creó la Casa, se han ido transmitiendo y repitiendo las mismas técnicas. Desde la selección de las cáscaras de naranja escogidas por sus cualidades organolépticas, pasando por la armoniosa mezcla de ingredientes para conseguir un equilibrio aromático ideal, hasta el gran final: la destilación en 19 alambiques de cobre hechos a medida como los que empleó Édouard Cointreau hace más de un siglo. En la actualidad, la maestra destiladora Carole Quinton es la guardiana del buen savoir-faire de Cointreau.

MAESTRA DESTILADORA

MAESTRA DESTILADORA

MAESTRA DESTILADORA

Visitar naranjales en Ghana, calcular el peso de los alambiques en la destilería, probar nuevas variedades de pieles en el laboratorio, demostrar las cualidades organolépticas del licor a los bartenders y distribuidores de todo el mundo… Las responsabilidades de la maestra destiladora de Cointreau son múltiples.

Como «nariz» de Cointreau, Carole Quinton es la guardiana de la experiencia inmemorial de la marca, de su memoria gustativa y de su eterna seña de identidad. Como si fuera la guardiana de un templo, protege las características originales que introdujo Édouard Cointreau.

Como maestra destiladora, Carole Quinton es la sexta generación que garantiza el sabor inimitable y el savoir-faire único de Cointreau. Un hito en el equilibrio, la autenticidad y la riqueza aromática: la receta se ha preservado a la vez que se ha reinventado desde su creación.

«Mi principal objetivo es perpetuar el sabor original del licor Cointreau, el que creó Édouard Cointreau». Carole Quinton, maestra destiladora

El savoir de Cointreau

Recolección

Recolección

Todo empieza en el origen. Las pieles de naranjas dulces y amargas son la quintaesencia de Cointreau, de modo que la primera misión de la maestra destiladora es seleccionar las pieles de naranja basándose en sus cualidades aromáticas.

Sin embargo, en cada cosecha la calidad varía en función del año y del lugar, por lo que los detalles son importantes. Para asegurar que solo empleamos las mejores, todos los años se audita el productor y se prueba minuciosamente cada nuevo lote.

Los naranjos también son sensibles al terreno. Carole Quinton forja relaciones estrechas con los productores y comprueba que se implementan estándares muy rigurosos. Plantación, floración, poda, tratamiento, riego, cosecha, pelado, secado… La gestión y cosecha de los naranjales lo lleva en la sangre. Carole realiza después una selección implacable, manteniendo solo las mejores pieles.

Pelado y secado

Pelado y secado

Los procesos de pelado y secado requieren un trabajo manual meticuloso.

Todas las naranjas se pelan a mano con técnicas tradicionales para conseguir la forma y el grosor precisos. Las naranjas amargas se pelan de una sola tira, mientras que las naranjas dulces se dividen en segmentos de cuatro cuartos. A continuación, las cáscaras se secan al sol entre tres y cinco días, en función de la cosecha y del clima, hasta que alcanzan un contenido de humedad del 11 %.

Mezcla

Mezcla

La calidad de las pieles de naranja y las esencias son clave, aunque lo que las hace realmente excepcionales es la manera ingeniosa en la que se mezclan.

La mayor preocupación de Édouard Cointreau, sus descendientes y todos los maestros destiladores ha sido mantener la misma calidad final del licor con el equilibrio perfecto entre el sabor de las esencias de naranjas dulces y amargas. En la actualidad, las proporciones se ajustan meticulosamente según las variaciones de cada lote para conseguir así el equilibrio preciso.

Destilación

Destilación

El ritual de destilación comienza al atardecer en la sala de alambiques.
Este delicado proceso ha evolucionado con el paso del tiempo, aunque sigue siendo fiel a las intenciones originales de su creador. Los alambiques de cobre en columna, se llenan con una cantidad precisa de pieles de naranjas dulces y amargas, alcohol, azúcar y agua. Las pieles deshidratadas de naranjas dulces y amargas se rehidratan en los alambiques para liberar sus esencias. Por la mañana, este proceso ya se ha completado y comienza la destilación. Esta es una parte muy técnica e importante del proceso en la que se extrae el destilado y se mantiene únicamente el «corazón»; las notas aromáticas más fuertes.
Bajo la supervisión de la maestra destiladora, los técnicos de Cointreau «dirigen» estos alambiques especiales: establecen con precisión la velocidad de destilación, temperatura, reflujo, tasa de destilado y más. De nuevo, el toque humano es fundamental durante el proceso, en el que todos los sentidos tienen su papel: el tacto para evaluar la temperatura de la caldera; el oído y la vista para estar alerta del vapor del tanque y de la presión en el interior de la columna; y el olfato para seguir la evolución olfativa de la destilación. Por último, el sentido más importante es el gusto, para comprobar la calidad del licor.

La receta

La receta

La excelencia de Cointreau recae no solo en el riguroso proceso de producción, sino también en la creatividad de la receta original.

Todo empieza con la complejidad y la riqueza de los aromas. Édouard Cointreau tuvo la ingeniosa idea de utilizar la naranja en todas sus formas. Su mezcla de fresco y deshidratado, amargo y dulce creó un distintivo equilibrio aromático sin precedentes.
A continuación, el alcohol. Para lograr su objetivo, Édouard seleccionó para la destilación un alcohol neutro, transparente y puro con el fin de capturar las esencias de las pieles sin distorsionar, ocultar o enmascarar sus esencias . Fue un éxito rotundo: fue capaz de crear un licor cristalino tres veces más concentrado en sabor que otros licores de naranja de la época.
Por último, su receta fue revolucionaria por su bajo contenido en azúcar, un ingrediente que solía emplearse para encubrir el amargor y los defectos de destilación. Tras Édouard, Carole Quinton asegura en la actualidad que el inimitable sabor de Cointreau se sigue manteniendo.

Control de calidad

Control de calidad

Cuando se trata de la calidad, no se escatiman esfuerzos.

El dedicado departamento de Control de Calidad de Cointreau supervisa cada paso del proceso, desde la recepción de los ingredientes hasta el producto final. Cuando el líquido está listo, un equipo profesional compuesto por 70 jueces formados en la destilería Cointreau comprueba los productos a diario y da su visto bueno únicamente a aquellos que son fieles en todos los sentidos a la receta original de Édouard, una tradición que pervive. Solo entonces es cuando se puede introducir el licor en la botella cuadrada, su indiscutible sello de identidad.

La botella

La botella

Para Édouard Cointreau, un buen producto no era nada sin una identidad visual potente. Su genialidad consistió en presentar su licor cristalino en una distintiva botella ámbar cuadrada inspirada en el mundo del perfume femenino, una estética revolucionaria para su época.

La botella de Cointreau se diseñó estratégicamente para que se identificara con facilidad, pero no solo era una cuestión de marketing. Cada parte de la botella también tiene su significado. Las cuatro caras de la botella simbolizan los cuatro ingredientes del licor (esencias de naranja, agua, alcohol y azúcar), así como las cuatro esquinas del mundo, lo que refleja la recolección a escala global de la marca y sus metas de expansión mundial. El tapón de cobre es un homenaje a los alambiques históricos que se encuentran en la destilería de Cointreau; el lazo rojo y el sello son una garantía de calidad; la etiqueta, una muestra de los premios obtenidos; y la firma manuscrita de Édouard Cointreau soplada en el vidrio, un homenaje a su creador.

En la actualidad, todos los lotes de Cointreau se embotellan y salen de Angers, de la única destilería de la marca en todo el mundo.

EL ARTE DE LA COCTELERÍA

EL ARTE DE LA COCTELERÍA

La coctelería se ha convertido en una forma de arte y el mundo tiene sed de más. Tanto si se disfruta en elegantes barras escandinavas, como en un cómodo salón en Buenos Aires, en animadas discotecas en Shanghái, o en un antiguo garito clandestino de Chicago, saborear un cóctel es una experiencia.

Además, Cointreau ha demostrado que es el perfecto complemento para cócteles. Del Sidecar al Cosmopolitan, este licor se encuentra en más de 350 recetas desde que se creó, y el número no para de crecer.

Descubrir